Comenzando siempre

Fundóse este Monasterio del Señor San José de Málaga en pobreza, sin ningún arrimo temporal. Sea Dios servido de conservarle en ella hasta la consumación del siglo, para que se goce en las riquezas eternas para siempre con Dios. Amén.